Conozca nuestro completo portafolio de ciberseguridad: Aprenda más

close icon

Conozca nuestro completo portafolio de ciberseguridad: Aprenda más

Servicios en la nube: lo que necesita saber aprovecharlos al máximo

En los últimos años, los servicios en la nube han sido parte fundamental del crecimiento y desarrollo de la sociedad, la economía y la industria tecnológica.

Sin embargo, existen muchos profesionales que aún usando una gran parte de las herramientas disponibles y estando familiarizado con conceptos relacionados al área, no comprenden en su totalidad qué es y para qué sirve este ecosistema.

Si este es su caso, y desea aprender de forma amplia sobre los servicios en la nube, en este post tendrá la oportunidad de descubrir:

  • ¿Qué es la nube realmente?
  • Tipos de nube
  • Tipos de servicio en la nube para empresas
  • La nube y la Ciberseguridad
  • Soluciones de almacenamiento en la nube

¡Buena lectura!

¿Qué es la nube realmente?

En síntesis, la nube no es más que una infraestructura tecnológica interconectada entre sí a través de una red mundial de servidores, donde cada uno ejecuta una misión en concreto.

Es importante resaltar que "la nube" no es una entidad física que puede ser encontrada en alguna parte del mundo. En realidad, se trata de miles y cientos de miles de servidores en diferentes partes del globo que se encuentran conectados para funcionar de forma compacta.

En otras palabras: la nube es el concepto que hace referencia a la unión de diversos dispositivos informáticos que operan de forma simultánea y como un ecosistema digital único.

Cada uno de estos componentes posee un propósito determinado, como lo pueden ser:

  • Almacenar información;
  • Gestionar datos;
  • Ejecutar aplicaciones;
  • Distribuir contenido;
  • Entregar servicios digitales;
  • Activar videos en streaming;
  • Proporcionar servicios de correo electrónico;
  • Ofrecer software empresarial;
  • Hospedar plataformas sociales.

La gran diferencia que tiene la nube con medios tradicionales de almacenamiento, gestión de datos y aplicaciones informáticas es, precisamente, permitir el acceso a ellos desde cualquier parte del mundo únicamente a través de una conexión a Internet.

De allí viene el concepto de "nube", ya que "flota" encima de nosotros y nos permite manejar casi todo tipo de información sin tener que guardarla físicamente en un dispositivo o equipo móvil.

La nube a nivel empresarial

Los servicios en la nube o cloud computing han sido la piedra angular donde la mayoría de las estrategias disruptivas e innovadoras a nivel empresarial se han sostenido en la última década.

El hecho de contar con infraestructuras y sistemas de software administrados por expertos y disponibles para todo tipo de negocios y usuarios ha permitido que múltiples organizaciones se equipen con recursos que, en el pasado, solo eran un sueño.

Por ejemplo, los servicios en la nube han hecho posible que pequeñas y medianas empresas cuenten con soluciones como:

  • Gestores de relaciones con clientes o CRM (Customer Relationship Management);
  • Sistemas de planificación de recursos empresariales o ERP (Enterprise Resource Planning);
  • Ofimática;
  • Sistemas de Ciberseguridad o cualquier otro tipo de integración TI (Tecnología de la Información).

Esto quiere decir que el cloud computing le ha abierto la puerta a todo tipo de organizaciones para que adopten herramientas innovadoras y solo paguen por el tiempo o las funcionalidades que necesitan, en lugar de tener que hacer grandes inversiones para entrar en la transformación digital.

Tipos de nube

Si se quiere descifrar al 100% lo que es un servicio en la nube, es crucial hablar de las tres formas diferentes en las que se puede implementar, a través de las nubes pública, privada e híbrida.

Cada uno de ellas responde a necesidades específicas de los usuarios y las empresas, y a continuación las analizamos.

I. Nube pública

Se trata del tipo de nube más común, ya que se basa en un proceso de implementación a través de servicios de propiedad de un proveedor, que es el encargado de administrar y distribuir las funciones apoyándose en la red.

Usando servicios de nube pública, tanto el hardware como el software, así como los demás componentes inherentes al servicio, pertenecen enteramente a la organización y persona que los provee.

Esto quiere decir que, dentro de sus capacidades, toda la infraestructura de hardware, almacenamiento, dispositivos de red y componentes subyacentes es compartida entre varios usuarios a través de una puerta de acceso (generalmente un explorador web).

Estos "inquilinos" de la nube poseen cuentas separadas que les permiten gestionar diferentes tipos de procesos y actividades dentro de la plataforma tecnológica, por ejemplo, servicios de email, ofimática, almacenamiento, entornos de desarrollo informático y mucho más.

Desde luego, esta modalidad permite ofrecer diversos beneficios a personas y empresas, como:

  • Costos reducidos, al prescindir de infraestructura propia, lo que quiere decir que los usuarios no tienen por qué invertir en hardware;
  • Servicios a la medida que facilitan la disponibilidad de herramientas ajustadas a las necesidades y requerimientos específicos, permitiéndoles a los usuarios pagar solo por lo que usan;
  • Escalabilidad ilimitada, dándoles a los usuarios la oportunidad de tener herramientas que pueden ir aumentando en funcionalidades y beneficios de acuerdo con el crecimiento de sus iniciativas;
  • Confiabilidad, al ser parte de una gran red de servidores que garantiza la conservación y preservación de la información.

II. Nube privada

Por otra parte, una nube privada se trata de todos los servicios en la nube que se proporcionan exclusivamente para una sola empresa u organización.

Es decir, toda la infraestructura tecnológica está a la disposición de un usuario único, permitiéndole mayor capacidad de gestión de todo el sistema.

La nube privada puede estar posicionada estratégicamente en cualquier lugar, sin embargo, generalmente cuando se cuenta con este tipo de servicio, es ubicada dentro del centro de datos de la organización o dentro de las instalaciones de un proveedor.

Una de las más grandes diferencias que existen entre la nube pública y la nube privada es que los servicios e infraestructura se ejecutan dentro de una red propia y custodiada, por lo cual los recursos de hardware y software existen solo para la empresa que los contrata.

Este tipo de herramienta es, sin duda, una respuesta ante la necesidad de compañías y usuarios por tener soluciones personalizadas para cumplir con propósitos específicos de Tecnologías de la Información.

Gracias a la gestión integral que proporciona este tipo de servicio en la nube, los usuarios pueden acceder a beneficios como:

  • Flexibilidad de personalización del entorno informático y las funcionalidades disponibles para satisfacer específicamente las necesidades puntuales de cada organización.
  • Control total de recursos al ser únicos y exclusivos del usuario del servicio, lo que permite acceder a mayores niveles de privacidad.
  • Servicios altamente escalables, ya que se adaptan a las posibilidades de la infraestructura física propiedad de la organización.

III. Nube híbrida

Como tercera vía, existe este modelo que combina al menos una nube privada con una pública, con la finalidad de ofrecer un esquema de almacenamiento optimizado y flexible.

De esta manera, la nube híbrida se convierte en una excelente alternativa para empresas que ya han hecho una inversión en una infraestructura de TI y almacenamiento, pero que desean ahorrar costos y, al mismo tiempo, acceder a recursos computacionales que no tienen internamente.

En conclusión, es una infraestructura propia potenciada con recursos de la nube pública.

Además de estos tres tipos principales, en algunos casos también se considera las multinubes (multicloud) como un cuarto grupo, que puede combinar diferentes infraestructuras de nube, pero de una misma clase (pública o privada).

Tipos de servicio en la nube para empresas

En este punto seguramente habrá deducido que los servicios en la nube no se limitan a un solo factor dentro de las operaciones y actividades informáticas de las empresas, ¿no es así?

Está en lo correcto, ya que este tipo de soluciones se dividen de acuerdo con las capacidades tecnológicas y operaciones digitales que son capaces de realizar y que se adaptan a las iniciativas generales y recurrentes que vemos en las organizaciones actuales.

Los servicios en la nube van desde el almacenamiento de información, hasta call centers o banca de inversión. Independientemente del área, sector, giro o industria en la que su empresa se encuentre actualmente, existe un servicio en la nube para usted.

Ahora bien, estos cuentan con clasificaciones bien marcadas y específicas que vale la pena revisar y conocer.

I. IaaS

IaaS (Infraestructure-as-a-Service) o infraestructura como servicio engloba todos aquellos servicios en la nube que proporcionan infraestructura informática a usuarios en cualquier parte del mundo. Su característica principal es que el proveedor se encarga de gestionar toda la plataforma física y garantizar la disponibilidad de recursos a medida de forma virtual.

Este modelo de computación en la nube ofrece recursos bajo demanda a empresas y personas, lo cual lo convierte en un esquema realmente atractivo frente a métodos tradicionales como la adquisición e instalación de equipos propios.

En el pasado, las empresas debían comprar los dispositivos correspondientes según sus necesidades, y seguir un proceso de aprovisionamiento que podía demorar semanas e, incluso, meses. Además, tenían que invertir en estructuras físicas como salas o centros de datos, donde profesionales contratados de TI gestionaban dichos equipos.

Esto ha cambiado drásticamente desde que existen los servicios en la nube, ya que los recursos que se ofrecen funcionan como servicios individuales para adaptarse a los requerimientos puntuales, dejando al proveedor a cargo de la administración de la infraestructura física.

Dentro del cúmulo de posibilidades que una infraestructura como servicio puede poner encima de la mesa para empresas y particulares encontramos:

  • Economía: al ser servicios bajo demanda, donde solo se paga por los recursos que se van a utilizar.
  • Eficiencia: dado que los recursos están disponibles cuando las empresas y personas los necesitan, lo que reduce sustancialmente los retrasos a la hora de expandir la infraestructura.
  • Mayor productividad: gracias a que el proveedor es el responsable de la gestión y mantenimiento de la infraestructura física, el área de TI de su organización podrá dedicar tiempo, dinero y esfuerzos a otras actividades estratégicas.
  • Fiabilidad: si un elemento de hardware falla dentro de las operaciones de la empresa, el servicio seguirá estando disponible a través de otro recurso usando la red.

II. PaaS

La Platform-as-a-Service (PaaS) o plataforma como servicio es un tipo de servicio en la nube en el cual el proveedor ofrece acceso a ecosistemas digitales en los que las personas y empresas pueden diseñar, crear y compartir sus aplicaciones sin tener que adquirir infraestructura subyacente.

Este conjunto de servicios permite que los usuarios a nivel empresarial o particular puedan crear aplicaciones de forma rápida, escalable y rentable.

Asimismo, proporciona funcionalidades enfocadas en el diseño y flujos de trabajo, APIs para administrar software y dar soporte web.

En el modelo PaaS, los usuarios aprovechan una plataforma lista para implementar aplicaciones, donde el proveedor administra la infraestructura. Esto lo diferencia del esquema IaaS, que se centra en la disponibilidad de infraestructura con diversos fines, como almacenamiento o servidores para ser gestionada por los mismos usuarios.

III. SaaS

El Software-as-a-Service (SaaS) o software como servicio es un tipo de servicio en la nube que permite la disponibilidad de soluciones informáticas a través de Internet.

Tiene la particularidad ofrecer aplicaciones que son ejecutadas en servidores remotos de empresas proveedoras. Estas son responsables de gestionar el acceso, así como del mantenimiento de la estructura de datos, la conexión a la red y cualquier otro elemento necesario.

Dentro de sus muchos beneficios se encuentran:

  • Disponibilidad: permitiendo que empresas y particulares tengan funciones innovadoras y avanzadas de forma simple, sin la necesidad de realizar mantenimiento de software propio.
  • Accesibilidad: ofreciendo las aplicaciones de SaaS para cualquier tipo de dispositivo conectado a Internet, como celulares o computadoras.
  • Economía: gracias a que las plataformas SaaS poseen menores costos en comparación con las aplicaciones tradicionales, proporcionando ciertos recursos de forma gratuita.
  • Actualizaciones: que están a cargo del proveedor, aliviando la carga de trabajo del área de TI de las empresas de este trabajo.
  • Integración: permitiendo que las empresas regulen el cumplimiento de los requisitos de forma continua, de acuerdo con sus necesidades y requerimientos específicos.

Dicho todo esto, queda un punto fundamental por explicar y que constituye un factor esencial en las operaciones tecnológicas de cualquier empresa: la Ciberseguridad.

La nube y la Ciberseguridad

Si bien los servicios en la nube ofrecen un cúmulo de posibilidades muy atractivas para empresas y usuarios en Internet, la transformación digital y la disponibilidad de las herramientas tecnológicas han creado diversos riesgos que es preciso abordar y tener en cuenta.

En este sentido, es importante comprender que los métodos de Ciberseguridad en la nube dependen de cada proveedor de cloud de acuerdo con las estrategias y características de su infraestructura.

Teniendo esto en cuenta, a continuación abordaremos cuáles son las amenazas más importantes que acechan a las empresas - e incluso a los particulares - dentro de los entornos en la nube:

  • Robo de datos: sobre todo en aplicaciones y plataformas de nube pública, donde a través de errores humanos, vulnerabilidades en el software o malas prácticas de seguridad se abren agujeros para que terceros no autorizados visualicen y tomen información privada.
  • Gestión de identidad: a través de claves de acceso, datos biométricos o credenciales, cibercriminales pueden obtener acceso a las plataformas, tanto de nubes privadas como públicas.
  • APIs inseguras: estas interfaces de software pueden tener políticas de seguridad defectuosas que permitan el robo de datos o la obtención de credenciales de acceso sin autorización.
  • Ataques de denegación de servicio: también llamados ataques DDoS (Denial-of-service attack), son iniciativas que buscan agotar recursos de una red, aplicación o servicio para que los usuarios no puedan acceder satisfactoriamente.

¿Cómo reducir riesgos en los servicios en la nube?

Si bien está claro que parte de la responsabilidad de proteger y salvaguardar los activos informáticos de las empresas recae directamente en los proveedores del servicio, es lógico pensar que siguiendo buenas prácticas internas se pueden evitar gran parte de las amenazas.

A continuación, algunas de las recomendaciones más importantes, impulsadas por estándares como el marco de ciberseguridad del NIST, para reducir este tipo de eventos desafortunados.

1. Protección de credenciales

En primer lugar, es importante crear acuerdos con el proveedor del servicio para proporcionar privilegios de acceso solo a quienes deban tenerlos.

La empresa u organización que adquiere las soluciones debe decidir qué tipo de funcionalidades espera recibir y el nivel de privilegio de diferentes usuarios.

2. Auditorías y certificaciones de seguridad

Así se estará velando por el cumplimiento normativo dentro de la empresa y los tomadores de decisiones tendrán en sus mano la garantía de que los métodos de Ciberseguridad aplicados son los correctos.

3. Métodos de recuperación

Asimismo, para reducir amenazas como la suplantación de identidad (phishing) o malware de rescate (ransomware) y mitigar los efectos negativos si se es víctima de estas prácticas, contar con métodos de recuperación ante desastres es la solución definitiva para garantizar el respaldo de los datos fuera del acceso de los cibercriminales.

4. Copias de seguridad

Resulta clave contar con copias de seguridad o backups de forma periódica, respaldando la la información crítica y sensible de la organización en ubicaciones físicas o remotas separadas del entorno del servicio en la nube.

5. SLA

El acuerdo sólido de nivel de servicios o SLA (service-level agreement) define puntualmente las responsabilidades que tienen las partes dentro de una relación entre proveedor y cliente de servicios en la nube.

Gracias a esta determinación, garantizará que tanto el control como el acceso, el nivel de servicios y la seguridad tengan metodologías de trabajo claras, con sus respectivos encargados.

6. Diseño de la arquitectura de seguridad

Por último, encontramos la definición del contrato de la arquitectura en seguridad, donde se establezcan claramente las condiciones relacionadas al firewall, los antivirus y la protección contra ataques DDoS, entre otros elementos.

Soluciones seguras y constrastadas de almacenamiento en la nube

El almacenamiento de datos en la nube es, sin duda, uno de los grandes usos y aplicaciones de los servicios cloud en todo el mundo, gracias a beneficios como accesibilidad, disponibilidad y facilidad de uso.

Algunas de las soluciones en este segmento que pueden aplicarse dentro de las empresas son:

Microsoft 365

Se trata de un recurso SaaS que permite unificar todas las herramientas tradicionales de Office con plataformas de comunicación avanzadas, entornos inteligentes de cloud y métodos de Ciberseguridad que cumplen con los más altos estándares.

Microsoft 365 proporciona servicios de migración de datos en buzones de email, calendarios, discos personales y servicios de archivos corporativos en una interfaz completa y escalable para los usuarios.

Azure

Azure, otra herramienta de Microsoft, resulta ideal para empresas y organizaciones que necesiten administrar sus infraestructuras de TI de forma optimizada y a la vez simple.

Gracias a esta solución, dejará de reaccionar ante eventos de forma tardía y podrá acceder a servicios administrados de TI para supervisar y gestionar los sistemas, estandarizando sus flujos de trabajo para alcanzar la máxima eficiencia en el área de almacenamiento de información.

Asimismo, este tipo de servicio en la nube facilita la realización de auditorías de seguridad de datos, al igual que el análisis de los flujos de información para determinar posibles fallas o riesgos potenciales.

Si usted llegó hasta este punto, muy posiblemente se encuentre listo para empezar el camino hacia la transformación digital avanzada de su empresa y la optimización de sus procesos de TI relacionados con la utilización y mejoramiento de servicios en la nube.

La asesoría experta lo ayudará a definir el servicio en la nube adecuado, así como la infraestructura ideal en términos de eficiencia y Ciberseguridad.

Por ello, lo invitamos a comunicarse con nuestro equipo para guiarlo hacia la consecución de sus objetivos, de acuerdo con las particularidades de su negocio e industria. ¡Lo esperamos!

Topics: Azure (ES) Cybersecurity (ES)